Smartphone como monitor de la fiebre

Los smartphone son dispositivos realmente increíbles, trabajan por nosotros realizando numerosas funciones, son tantas que a veces la más escondida es llamar por teléfono. En el entorno de la salud cada vez se aprovechan más sus propiedades de conectividad así como su capacidad de emitir señales y mostrar información en la pantalla.

Entre estas funciones está la de monitorizar algunos signos vitales, son muchas las aplicaciones y el campo que se ha abierto, es posible incluso realizar ultrasonidos usando nuestros teléfonos inteligentes cuando se emplean acompañados de algunos dispositivos wireless que sirven como sensor (transductor) mientras que los teléfonos son las pantallas para ello.

Estas capacidades están generando soluciones a viejos problemas, uno de los cuales permite usar los smartphone para monitorizar la fiebre de un paciente.

Una de las grandes preocupaciones de los padres es la fiebre en sus hijos. ¿Cuántas madres no han pasado noches en vela midiendo este parámetro con un termómetro?, ello con justificada razón por temor a que suba la temperatura y genere complicaciones en el momento que ellas cedan al sueño. Por fortuna la tecnología es más benévola con los padres de hoy vigilando por ellos la temperatura de sus niños y avisándoles cuando esta cambia a valores considerados de importancia.

Unos modelos referenciales de sistemas de sensores y software que permiten usar los smartphone como monitor de la fiebre

A continuación veremos cómo los desarrolladores de Apps han creado algunos monitores que pueden ser accesibles a la mayoría y que llevan un registro detallado de la temperatura a través de un sensor que capta este parámetro en la piel del niño y es capaz de avisarle a sus padres o cuidadores si supera unas cifras límite:

Empecemos con Fever Scout un termómetro inteligente que usa un parche adhesivo se lleva debajo de la axila y que mide continuamente la temperatura. La información es enviada de forma inalámbrica a su teléfono inteligente a través de una aplicación vía Bluetooth. La información puede ser compartida a varias personas (mamá, papá, etc), actualizándose cada minuto. Se puede configurar una alerta para cuando se alcance un umbral de temperatura de modo que su teléfono se lo notificará. Tiene sistema de registro de síntomas o medicamentos.

FeverFrida, tanto para iOs como Android, a diferencia del anterior registra la temperatura cada 4 segundos. Incluye recordatorios de medicamentos. Igual que el anterior se comunica por Bluetooth y emite alertas. Muestra gráficos y aporta tips a los padres sobre el tratamiento. Este es un vídeo del fabricante:

 

Y para finalizar la alternativa más económica Temp Traq que permite monitorear a varias personas dentro del mismo local, usa un parche descartable que envía la temperatura de su hijo a su dispositivo Android o iOS. Igual que los anteriores tiene alertas para avisar cuando se alcanza una determinada temperatura. Permite hacer notas por cada sujeto examinado. Los parches duran cerca de 24 horas.

Existen muchos otros con sistemas similares, algunos con adhesivos, otros con bandas ajustables. Suelen trabajar dentro del mismo ambiente receptor y smartphone antes de subir la información a la nube. En general son una excelente opción.